[Total: 2   Promedio: 5/5]

¿Te imaginas poder tener un rico plato de cocina castellana encima de la mesa todos los días? ¿Incluso en el trabajo? Una de nuestras cocinas lo hace posible. Es Mi Marmita, un servicio de comida artesana a domicilio que puedes conseguir a través de Que Cocine Peter. Para el post de hoy hemos tenido el placer de hablar con Marichu, la cabeza pensante de todos los platos, la cocinera de Mi Marmita, que nos ha contado todo lo que se cuece en los fogones de su cocina.

Una nueva forma de cocinar comprometida con el cliente y con el medio ambiente

Mi Marmita nace en la Sierra de Guadarrama, concretamente en los Ángeles de San Rafael. Empezó como una cocina de platos preparados que distribuían a domicilio y en tienda física. Pronto Marichu y su socio se dieron cuenta de que la comida que preparaban tenía poca vida y que además utilizaban mucho plástico en el envasado. 

Rápidamente investigaron y decidieron diferenciarse de la competencia envasando sus elaboraciones en tarros de cristal. Reformularon su modelo de negocio, invirtieron en la maquinaria necesaria y pusieron toda la carne en el asador apostando por una nueva forma de cocinar. En palabras de Marichu:

«Contratamos un tecnólogo. Al fin y al cabo tuvimos que reaprender a cocinar. Empezamos con 23 platos… Ahora tenemos 60». 

Con esta nueva forma de pensar sus platos, sus envasados, pudieron prescindir de la cadena del frío en el transporte. Esto hace que el servicio de comida artesana a domicilio sea perfecto para oficinas y empresas con pocos trabajadores, que no tienen espacio o medios para mantener la comida semanal de todos sus trabajadores refrigerada. Los tarros de Mi Marmita están pensados para aquellas oficinas que no tienen un servicio de comedor. 

Pero el envasado no es lo único que hace diferente a esta cocina. Sus platos son especiales también por su calidad. Marichu nos cuenta que sus platos son los de la cocina castellana de toda la vida:  «Yo siempre cocino poniéndome en la piel del cliente. Cocino como si lo hiciera para mi familia que se va a sentar a la mesa». En Mi Marmita fomentan el consumo de proximidad y practican la economía circular cocinando siempre con productos frescos. Además no utilizan ni conservantes ni espesantes artificiales. Todo es natural y saludable: comida mediterránea, con opciones vegetarianas, baja en sal y cocinada solo con aceite de oliva virgen extra.  

Pedir estofado de ternera

Para conseguir el mejor sabor en sus platos, hicieron un estudio exhaustivo de los de la competencia. Además, siempre tienen en cuenta la opinión de sus familiares, que son los primeros que prueban las nuevas recetas antes de sacarlas a la venta. También los clientes habituales, a los que se da a probar siempre los nuevos platos para recibir ese feedback que les permita seguir creciendo y creando. En definitiva, su relación con el cliente es muy estrecha, pues son la base, los que dan sentido a todo el proceso.

La comida artesana a domicilio, un negocio en crecimiento

Durante los últimos meses y sobre todo con la reincorporación de los trabajadores a las oficinas, servicios de comida artesana a domicilio han ido creciendo. Además, Mi Marmita ha sacado dos nuevas líneas en su negocio, una de comida para mayores y otra para niños que están funcionando muy bien, según nos cuenta Marichu. 

A través de plataformas como la nuestra, Que Cocine Peter, Mi Marmita ha decidido abrirse al mercado multicanal,  aprovechando las ventajas que esto conlleva. A través de nuestra web podéis acceder a todos los platos, envasados en vidrio, de Mi Marmita. Platos de la gastronomía castellana, elaborados de forma natural y cocinados por Marichu con todo el cariño con el que una madre cocina a sus hijos. ¡No dudéis en probarlos!

Pedir en Mi Marmita