[Total: 1   Promedio: 5/5]

Los hábitos alimentarios son costumbres, por lo general saludables, que adquirimos en nuestra rutina a la hora de comer. Durante el 2020, especialmente en el periodo de confinamiento, son muchos los que han adquirido nuevos hábitos que han mejorado nuestra vida. Y lo mejor de todo, han llegado para quedarse. En este post ya hablamos sobre los hábitos alimentarios que no debes descuidar para sentirte bien.

Quizá, durante un año tan extraño cómo ha sido 2020, es difícil sacar algo positivo. Sin embargo, desde Que Cocine Peter hemos rescatado 4 hábitos alimentarios saludables, que probablemente adquiriste durante la pandemia y que sin darte cuenta ya forman parte de tu día a día. Es necesario reparar en ellos, para tomar conciencia de lo importantes que son y de lo que benefician a nuestro organismo.

  • Consumo local, de proximidad y de temporada. Antes de la pandemia, estábamos acostumbrados a tener al alcance de la mano cualquier producto que pudiéramos imaginar. A priori esto parece algo positivo, sin embargo va contra natura. El impacto medioambiental, y también en nuestra salud, que puede tener consumir un alimento producido a miles de kilómetros de nuestra casa, es muy grande. Ahora los consumidores, nos hemos vuelto más exigentes en materia de seguridad sanitaria, según un estudio de la Generalitat de Catalunya. Somos más responsables con lo que compramos y con cómo lo hacemos. Consumiendo productos locales no solo ayudas al medio ambiente, sino que también ayudas a la creación de empleo local.

Ilustración del concepto de hábito saludable vector gratuito

  • Evitar el consumo de carnes rojas. Este tipo de carne no es perjudicial para nuestra salud si la consumimos en su justa medida. Sin embargo, su producción si se engloba dentro de una de las industrias más contaminantes del mundo. La ONU aconseja reducir el consumo de carne, por este motivo. No obstante, España es uno de los países que más carne consume del mundo. Nos situamos en la posición número 14 del ranking, y los segundos en la Unión Europea. Sin embargo, durante el 2020 el consumo de carne per cápita ha caído un 3% en todo el mundo, la cifra más baja desde 2011. Esto no implica necesariamente que hayamos reducido nuestro consumo de carne en casa. Los datos se explican con el cierre de la restauración. La hostelería, al permanecer cerrada, no ha demandado tanta carne.
    Si nos centramos en la salud, como te comentamos siempre, en la dosis está el veneno. En el caso de pasamos con el consumo de carne roja, tendremos más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o diabetes. Si nos fijamos en la pirámide alimentaria, observaremos que el consumo de carne roja es recomendable tan solo dos veces a la semana, evitando siempre aquellos productos procesados.

 

  • Rutinas horarias. Si pasamos las 24 horas del día encerrados en casa, es mucho más sencillo establecer una rutina horaria para nuestras comidas. Si comemos y cenamos a la misma hora todos los días, terminaremos creando un hábito que, sin duda, beneficiar a nuestra salud. ¿Por qué? Todas las personas tienen un reloj interno, el ciclo circadiano. Si logramos sincronizar nuestras comidas con este reloj, normalmente cenando antes, conseguiremos mejores resultados si queremos perder peso o reducir el apetito. Además, hay algunos expertos qué recomiendan el ayuno nocturno, una práctica qué consiste en no consumir alimentos en las 12 horas siguientes a la cena. Quizá, 12 horas te parezca mucho tiempo, sin embargo nuestro reloj biológico prepara nuestro cuerpo para que no necesite alimentos durante la noche. Si cenamos pronto, nuestro cuerpo procesará mejor los alimentos para que estos no se conviertan en grasa.

 

  • Consumo de comida casera. Al permanecer más tiempo en casa, debido a las restricciones, hemos gozado de más tiempo para cocinar. Además, muchos establecimientos de restauración, como los de comida rápida han permanecido durante mucho tiempo cerrados, por lo que era imposible recurrir a ellos cuando teníamos prisa. Esto ha beneficiado nuestra alimentación, pues hemos puesto por delante la comida casera frente a la procesada te podemos encontrar en las tiendas fast food o en los preparados de muchos supermercados. Este probablemente sea el hábito más difícil de mantener, pues con la flexibilización y relajación de las medidas y restricciones, pasamos progresivamente menos tiempo en casa, y por ende, tenemos menos tiempo para cocinar. Sin embargo, no tener tiempo para hacerte tus propias comidas no significa que tengas que renunciar al hábito de consumir comida casera. En Que Cocine Peter contamos con un servicio ver tuppers caseros a domicilio para que no tengas que preocuparte por cocinar. Nuestras cocinas elaboran platos preparados de forma casera. ¡Muy ricos y saludables! No dudes en probar alguno de ellos. Entra en nuestra web para ver toda la variedad. Tenemos platos veganos, para celíacos, bajos en grasas, sin sal, fitness… Un catálogo de más de 1000 platos. ¡Pruébalos y pon en práctica estos hábitos saludables!

hábtos saludables

Pedir comida casera a domicilio