[Total:1    Promedio:5/5]

En el mundo en el que vivimos, afortunadamente nos preocupamos cada vez más por nuestra alimentación diaria e intentamos comer mejor. No obstante, han surgido algunos mitos en relación a la nutrición que se alejan mucho de la realidad. Uno de ellos es que la sal es mala. En el post de hoy vamos a reflexionar sobre esta afirmación además de hablarte de una dieta baja en sal.

La sal es mala

La sal es mala. Una de esas afirmaciones que últimamente más a la ligera se dicen en el mundo de la alimentación. Se trata de un error; no es mala, de hecho es indispensable para la vida. Para su correcto funcionamiento, nuestro organismo la necesita. No obstante, también puede conllevar riesgos para el mismo si abusamos de ella. 

Antes de hablarte de beneficios y perjuicios de la sal, deja que te contemos un poco su composición nutricional. La sal es cloruro sódico (ClNa) que se compone de un 40% de sodio (Na) y un 60% de cloro (Cl). El mayor aporte de sodio de nuestra dieta, más del 90%, nos lo da la sal. No obstante, también ingerimos sodio a través de los propios alimentos que consumimos que ya incorporan sal entre sus ingredientes. Pueden encontrarse entre sus aditivos, saborizantes, conservantes o potenciadores del sabor. 

Sal marina blanca con cuchara de madera en marrón

Como te decimos, nuestro cuerpo necesita sal para controlar la cantidad de agua que tiene el organismo, mantener el PH de la sangre, regular los fluidos, hidratar el cuerpo ya que se encarga de introducir agua en el interior de las células y relajar la musculatura, entre otros.

Que necesitemos la sal para el correcto funcionamiento de nuestras funciones vitales no significa que tengamos que abusar de ella. Si consumimos más sodio del que necesitamos nuestro cuerpo puede sufrir graves consecuencias. Nuestros riñones, los encargados de regular la cantidad de sodio en sangre, pueden verse afectados por el exceso, ya que no se filtraría. ¿La consecuencia? El sodio se acumularía en nuestra sangre atrayendo el agua y por tanto aumentando el volumen de sangre que circula por nuestras venas. Nuestro corazón de esta manera debe trabajar más intensamente para mover todo ese volumen de sangre y puede aumentar la presión arterial llegando a producir problemas de hipertensión, insuficiencia cardiaca, infartos, ictus o accidentes cerebrovasculares.

No obstante, esto no es todo. El excesivo consumo de sal también puede producir otros problemas no relacionados con la circulación como el deterioramiento del sistema renal y del sistema respiratorio, la disminución de calcio en el organismo, la retención de líquidos, la aparición de tumores, de sobrepeso, de obesidad…

Como vemos, la sal es un arma de doble filo. Se debe consumir pero siempre con moderación. Ya sabemos que en la dosis está el veneno. Por eso te queremos mostrar una idea sencilla de dieta baja en sal. Presta atención a lo siguiente.

La solución: dieta baja en sal

El sabor salado que la sal aporta a nuestras comidas corresponde con el cloro que contiene. El paladar es educable. Esto quiere decir que podemos acostumbrarle a que no necesite tanto esa percepción de salado. Con el tiempo, se puede aprender a disminuir el consumo de este condimento, cambiando nuestros hábitos y modificando la percepción de nuestros receptores.

Por eso, si te has propuesto disminuir tu consumo de sal, no te preocupes si al principio te resulta complicado. Se debe ir haciendo poco a poco, de forma progresiva hasta que nuestro paladar y organismo queden educados y acostumbrados. 

Desde Que Cocine Peter hemos pensado en darte una idea para que comiences tu proceso de “desalinización”, proponiéndote una dieta baja en sal. Nuestro servicio de tuppers caseros a domicilio hará que no tengas que preocuparte por cocinar. La Cocina de Elisa es la que prepara este pack de dieta baja en sal y calorías con 5 platos deliciosos: ensalada de alubias con vinagreta de mostaza, vichysousse de puerros y manzana, salteado de verduras con chipirones al estilo asiático y pavo confitado con especias morunas y cous cous.

Con una reserva mínima de tan solo 24 horas y por solo 21,50 €, cocinamos para ti comida casera de calidad, preparada de forma tradicional y envasada correctamente para que la consumas cuando más te apetezca. ¿A qué esperas? Haz tu pedido.

la sal es mala

Pedir pack dieta bajo en sal